Translate

MIS VECINOS DEL PARQUE



 Desde que me voy a estudiar a la biblioteca del barrio de al lado, casi no disfruto de mis vecinos.
 Echaba de menos a mi querida Lidia y el viernes la llamé y pude disfrutar un rato  de ella. Conversamos largo y tendido. Es una correcaminos y se conoce medio mundo. Me trae postales para mi colección y yo viajo con ella desde mi casa.
 Hoy domingo estaba aburrida de estar sola en casa y he bajado a leer el periódico. Al ratito se me ha acercado Enrique el madrileño, con su perrita y no nos ha faltado conversación. Derrocha simpatía y amabilidad y es de lo que ya no existe: La cortesía en persona.
 Mira que al principio sólo nos conocíamos del ascensor.
Un día  me lo encontré en el súper: Le comenté, mojada y medio acezando, que había empezado a caer un diluvio.
 Se ofreció a llevarme en su coche para que no me mojara más, me quedé sorprendida y acepté.
 Y ahora, que ya han pasado unos años, sigue igual de atento. Le  he correspondido regalándole uno de mis libros.
MaribelFC

LETICIA



 Aquellos primeros años de los talleres de escritura coincidí con Leticia, nueva compañera.
Ella,  era la única que sabía sacar el mensaje que yo quería transmitir en mis textos. Con su voz suave y firme, hacía un gran comentario sobre lo que yo había leído en voz alta.
Sentí mucho que dejara el taller, pero a la vez me alegré por ella.
 Iba a pasar a cursos más avanzados en una escuela de escritura y la animé. Nuestra correspondencia no faltó y su encabezamiento: ─¡Hola, amiga!
 Me ensanchaba el corazón.
 Era justo lo que yo necesitaba: Una amiga cercana con mayúsculas. Una amiga a la que abrirme.
Cuando ella se fue, propuse que nos siguiéramos viendo todas las del grupo para un café literario, una vez al mes. Qué alegría que Leticia aceptara, a pesar de sus muchas ocupaciones.
Han pasado los años, el cariño ha crecido entre nosotras, y nuestros encuentros permanecen aunque caigan chuzos de punta
MaribelFC




ESTUDIO



Son las ocho de la mañana , reina la calma en la casi siempre concurrida casa de Lucía.
 Hoy puede dedicarse a sus actividades rutinarias sin interferencias. Es un día entre semana, hay que hacer la colada y darle una vuelta a la casa y cuando ya está la casa acogedora, limpia, en silencio y con Mozart en el equipo de música. Ella puede estudiar el tema” La caracterización de personajes “,  así aprenderá más sobre lo suyo (la escritura literaria).
Al mediodía, cuando lleguen su familia y compañía podrá conversar con ellos mientras degustan una buena ensalada y un filete a la plancha.
MaribelFC



LAS AGUJETAS



Merece la pena el esfuerzo de no hacerle caso a lo que  pide el cuerpo (quedarse cerca de  casa y no moverse ).
Mi mente puede más y me anima a ir al barrio de al lado donde está el gimnasio  “Anda  Lucia vete que ya has ido una vez y te ha ido bien la gimnasia de espalda” “ponte el chándal ““y si estás medio dormida vas escuchando música en el metro”.
Empezar a andar y con la alegre música en mis orejas, irme animando  viendo a gente que también van camino de algún sitio. Quitarme la cabeza del chándal, ya me sobra.
 Subir al metro con asientos libres observar a la gente y sentirme inmersa en un mundo más grande que el del  hogar.
Al bajar del metro encontrarme caras nuevas y ambiente de gente desayunando en los cafés de un barrio pintoresco y antiguo, muy distinto a la urbanización donde vivo.
Ando unas cuantas calles de edificios de poca altura y con las fachadas estucadas con bellos motivos florales y me reconforta.
Una vez en el gimnasio entro en una amplia sala de techos altos,  rodeada de ventanales al exterior. Muy luminosa.
  Neli la joven monitora que hace ejercicios acompañados de explicaciones nos anima a hacer lo mismo: ─ uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis…nueve y último
Me siento muy bien moviendo y estirando músculos que no se mueven con el solo pasear. La música que acompaña a los ejercicios es relajante. Lo he conseguido salgo con agujetas pensando.” ─Esto no lo puedo dejar, las agujetas con más agujetas se quitan”
MaribelFC




MERCADO



  En el bar de un mercado de  barrio estaba Mariano, un tipo entrado en años  tomándose un vino blanco y regalando su gracia a quien le gustara, claro, porque a mí me repelía tanto que me fui de allí .Estuve lo suficiente como para oírlo:
─ ¿Que me tengo yo que buscar los huevos?─ Le decía a la cocinera
─ ¡¡ Kike ven!! ─ Llamó  al chico de los recados (que tenía un evidente déficit mental) Le enseñó el plato con dos huevos fritos  
─ ¿Anda dime que falta en medio?
El pobre Kike venga a tartamudear hasta que le salió la palabra” salchicha”
 No me dio pena del chico sino que sentí repugnancia hacía estos tipos que se creen graciosos. Debería estar extinguida ya esta especie
Suerte que la especie humana es variada y mientras me tomaba el café sentada en un banco y contemplando la fachada del mercado, que era bonita. Pude observar a un señor que salía con dos bolsas, le quitaba el candado a su bici, atada a una farola, y se iba con la compra a su casa. Este no era un tipo.
Maribel Fernández Cabañas




REJUVENECER




Los paseos al amanecer me rejuvenecen: Me voy acordando que  desde niña al levantarme lo primero que hacía era salir al campo para cruzar la carretera y coger el bus para ir a la escuela. De adolescente  levantarme  y clase de gimnasia.
Estando en la universidad, nada más despertarme (antes de que comenzara la primera clase a las 8:30) salir a correr con una compañera por el paseo fluvial del Guadiana.
Y  en mis años de trabajo coger la bici e irme hasta la Gran Plaza donde quedaba  con una compañera más mayor para compartir coche e irnos a la escuela de  Mairena del Alcor.
 Ahora, escritora y alumna de los talleres Fuentetaja. Casada, con familia y un perro grande a los que atender. Me despierto y busco  el aire limpio del paseo marítimo con el mediterráneo en calma, en contraste con el contaminado aire de por las tardes cuando voy a las clases al centro de la ciudad.
MaribelFC



DE LA PRESENTACIÓN


La presentación ha sido un reencuentro entre amigos.
Voces dulces leyendo algunos relatos breves.
La alegría compartida, las felicitaciones.
Dar y recibir cariño.
Una celebración del trabajo realizado.
MaribelFC